Oferta de Hoteles en Semana Santa de Castilla y León

León, Salamanca, Valladolid y Zamora dan fe de la grandiosidad de unas procesiones únicas por sus imágenes y su escenario monumental.

La Semana Santa de Castilla y León. Arte para Sentir.

No hay pueblo en Castilla y León que no viva para su Semana Santa en la que las celebraciones y actos litúrgicos se multiplican durante los diez días que dura la Pasión. Con cinco Declaraciones de Interés Turístico Internacional, la Comunidad Autónoma se convierte durante estas fechas en unos de los principales destinos ya que, a la oferta concreta de Semana Santa, se suma toda la oferta relacionada con el mejor turismo de interior: naturaleza, patrimonio y buenas ofertas en hoteles.

En la capital vallisoletana, el ocio cultural y artístico de la ciudad se une a unas celebraciones de la Pasión en las que vecinos y turistas toman las calles en una mezcla de respeto y admiración por las mejores tallas de la imaginería castellana.

La procesión del Lunes Santo, que desde la Iglesia de la Vera Cruz saca a la calle algunas de las mejores imágenes de la ciudad, como el Atado a la Columna de Gregorio Fernández o el Ecce Hommo del mismo autor; la Procesión del Encuentro del Martes, entre la Virgen de las Angustias y Cristo Camino del Calvario, la talla de El Cristo de la Luz, de Gregorio Hernández, recorriendo las calles de Valladolid el Jueves Santo o el Pregón que da paso al Sermón de las Siete Palabras, el Viernes Santo, sin olvidar la Procesión General de la Sagrada Pasión del Redentor, que desfila horas después…

Son solo algunos ejemplos de diez días (comienza el Viernes de Dolores) de intensa y fervorosa actividad.

El Miserere.

Una actividad que inaugura un día antes Zamora, la capital del Románico y el mejor escenario posible para unas procesiones cargadas de intimismo en las que el silencio también suena. Para no perderse, el Juramento del Silencio, ante el Cristo de las Injurias, en la explanada de la Catedral, o la Procesión de las Capas Pardas, que sale a medianoche, veinticuatro horas antes de que los hermanos de Jesús Yacente canten el Miserere ante la imagen del mismo nombre en la Plaza de Viriato.

No menos impresionante resulta en León la Procesión de los Pasos del Viernes Santo que durante ocho horas recorre el centro hasta culminar en “El Encuentro” que se desarrolla en la Plaza Mayor. El Miércoles Santo, a media noche, comienza la Ronda Lirico Pasional “Luis Pastrana Giménez” con alocuciones en distintos puntos del casco antiguo de la ciudad, iluminado por antorchas. Y el Martes Santo, ante el pórtico de la Catedral, se pide perdón y se libera a un preso.

En Salamanca, su centro histórico arropa unas celebraciones que tienen entre sus escenarios lugares como La Clerecía o sus catedrales. Unos actos íntimamente ligados con el carácter universitario de la ciudad, como la Procesión de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Luz y Nuestra Señora Madre de la Sabiduría del Martes Santo, que desde la Clerecía de la Pontificia llega hasta la histórica fachada de la Universidad donde la Hermandad Universitaria hace el juramento de silencio.



Oferta en Hoteles de Albacete

Tanto para escapadas de fin de semana como para una visita profunda que no deje palmo sin visitar (hoteles en Albacete vas a encontrar siempre disponibles), Albacete no es un destino secundario: historia y cultura se dan la mano para el turista más exigente.

Qué visitar en Albacete

La Ciudad del llano, en La Mancha, comienza su andadura por el antiguo ayuntamiento, palacio Casa Cortés. Ahí se ubica el Museo Municipal, incluyendo una exposición permanente de arte popular.

Pero como siempre, después del ayuntamiento, vamos a la catedral: Catedral de San Juan Bautista, del S. XVI, y donde importantes arquitectos como Egas, Diego de Siloé o Quijano participaron. Su sencillez exterior aumenta por las fachadas neorománicas y neogóticas. Su interior, con columnas jónicas y brillantes bóvedas, es puro renacimiento. Destacan los lienzos murales de Escribá, del S. XX, la obra pictórica personal más grande del mundo. Al igual que el antiguo ayuntamiento, este monumento viene con su par museístico: el Museo de la Cuchillería. La fama albaceteña en esta herramienta se aprecia con exposiciones de antiguos cuchillos, tijeras, y un recorrido por los 5 siglos de historia.

Tras la catedral y el ayuntamiento, otro hito del centro es el Pasaje de Lodares, centro comercial de 1925. Espectacular, obra de Castells, es Modernismo de altísima calidad, siguiendo el estilo italiano. No os lo perdáis por nada del mundo.

Allí mismo, al final del pasaje, está la Posada del Rosario, del S. XVI, al estilo clásico italiano en torno a un patio, con toques mudéjares y góticos, como no puede ser de otro modo en España.

Y es que de arquitectura modernista y contemporánea, la ciudad va bien servida: las Casas Cabot, el Gran Hotel, el Banco de España, el Montecasino… Incluso edificios para el culto como la Iglesia de Nuestra Señora del Pilar o la de Fátima, ambas de los años 50 del siglo XX, con ese toque modernista. Una gran sorpresa.

Pero Albacete no es solo modernista o, mejor dicho, contemporánea, por estos edificios, sino también por sus múltiples parques y jardines a la moda pintoresca dieciochesca o decimonónica. Te destaco dos: el Parque de Los Jardinillos y el Parque Abelardo Sánchez. El primero, un parque urbano inaugurado en 1800, cercano a la feria, cuenta con más de 12.000 metros cuadrados, lleno de olmos, fragantes rosaledas, pinos e incluso plataneros. Su estanque central es, quizá, lo más característico, junto con su templete, plenamente estilo Gaudí. El segundo parque, el mayor espacio verde de Albacete, en homenaje al alcalde clásico de la ciudad, también son más de 12.000 metros cuadrados, en pleno centro. El más grande castellano manchego seguro, un pulmón verde.

El paseo central o lateral bajo los juegos de luces y sombras que proyectan los verdes plataneros, castaños de indias, saúcos, etc., es idílico.

Fiestas Populares en Albacete

En Albacete saben cómo divertirse. Arrancando a finales de junio, encontramos la de San Juan Bautista, patrón, y el desfile de antorchas desde el ayuntamiento hasta la gran hoguera en los Ejidos de la Feria es algo mágico. Al principio de septiembre, antes de terminar el verano, la famosa Feria de Albacete, celebrada desde hace siglos. El recinto ferial, “la sartén”, de 1783, es indescriptible, no hay palabras ni fotos que le hagan justicia. Un inicio y final de verano espectaculares.

Oferta de Hoteles en Albacete

Hoteles baratos en Albacete, gracias a su búsqueda de turistas, los hay y de mucha calidad. La oferta de hoteles en Albacete es variada y se dispersa por toda la ciudad. Así, tenemos el Gran Hotel Albacete, de una belleza casi monumental y con gran equipamiento, o el más contemporáneo y asequible B&B Hotel Albacete, ambos de 4 estrellas.